Juventud y formación

CAPÍTULO CUARTO FORMACIÓN CRISTIANA Y APOSTOLADO

Regla 29ª

Los Hermanos, por su condicioón cristiana, cuidarán de vivir según los Mandamientos de la Ley de Dios y de la Iglesia; sobre todo, asistir a Misa y participar en el Sacramento de la Eucaristía. Igualmente deberán ser ejemplo para sus hijos y Hermanos jóvenes, ayudándoles incluso en su orientación vocacional y en el amor a Cristo.

Regla 30ª

Los Oficiales de la Junta de Gobierno, en régimen de convivencia, atenderán de manera especial a su formación y espiritualidad. A través de la Diputación de Formación, se organizarán reuniones de convivencia, y a ser posible, charlas o conferencias para la mejor formación cristiana y social.

Regla 31ª

La Hermandad participará, eficazmente, en los organismos pastorales de la Parroquia, de la Diócesis y del Consejo General de Hermandades y Cofradías de nuestra ciudad.

CAPÍTULO QUINTO ATENCIÓN A LA JUVENTUD

Regla 32ª

La Hermandad cuidará, de forma especial, la formación de la juventud en lo concerniente a su vida religiosa, cultural y social; bien por iniciativa propia o por sugerencia y necesidades de los jóvenes.

La integración de los jóvenes en la Hermandad se deberá llevar a cabo de tal manera que no se consideren como una pequeña corporación dentro de la misma, sino como un grupo de miembros que se identifican con los fines de estas Reglas.

Los Hermanos jóvenes o los aspirantes a ser miembros de la Hermandad, constituyen un sector pastoral privilegiado en la Hermandad, por lo que de manera especial habrán de ser atendidos en sus necesidades de índole religiosa, familiar, humana y cultural.

En todo caso, siempre se entenderá que se trata de jóvenes miembros o aspirantes a formar parte de la Hermandad identificados en todo con los fines de la misma, tal como se describe en las Reglas.

Una actividad peculiar y necesaria en el seno de la Juventud de la Hermandad, la constituye el conocimiento y vivencia sincera y espontánea de las Reglas. Se cuidará la experiencia progresiva, personal y comunitaria del espíritu de la Hermandad, a través de actos organizados al efecto.